Tranvías de Sarajevo

El tranvía es uno de esos elementos que dan carácter a una ciudad, de los que definen su personalidad, crean hábitos y costumbres en sus ciudadanos y se convierten en objetivo de las cámaras de los turistas, visitantes que suben en una estación y bajan en otra sólo por el placer de oir el “krrraaak” y sentir el tirón del arranque, el bamboleo del desplazamiento y el suave frenazo de la llegada a ninguna parte, pues parece que lo importante es viajar en él y no a dónde te lleve.

Hay ciudades con tranvía y las hay que no lo tienen. Las hay en las que han instalado el tranvía, aunque no es lo mismo. Es como los ríos: algunos forman parte de la ciudad, no dividen sino que unen, se vive en ellos; en otras parecen un estorbo que nadie echaría de menos si fueran drenados y cubiertos de asfalto. Muchos no echarían de menos el Manzanares si desapareciera, pero San Francisco no sería lo que es sin su tranvía, renqueante y romántico protagonista secundario de decenas de películas.

La primera línea del mítico tranvía de San Francisco se inauguró en 1873 y no cuesta imaginar que la noticia se publicaría en todos los periódicos de Europa bajo algún precioso grabado. Muchos debieron soñar entonces con rieles surcando las calles adoquinadas de sus ciudades, como símbolo de modernidad. Las autoridades del joven Imperio Austrohúngaro decidieron instalarlo en Viena, pero quizá por si las moscas o para practicar con las nuevas tecnologías realizaron un ensayo en una ciudad que acaban de conquistar. En 1885 Sarajevo se convirtió así en la segunda ciudad en el mundo en tener un sistema público de tranvías.

Tranvia en Sarajevo, año 1901

Tranvía en Sarajevo, año 1901

Como el cable car en San Francisco, el tramvaj compone también el alma de Sarajevo, pero éste es un alma rota por la guerra y la crisis perenne de la que no despega esta ciudad, un alma llena de cicatrices de morteros, bombazos y ráfagas de ametralladora, alma grisácea y cubierta de niebla en la que destaca el único y prístino blanco de las miles de lápidas de gente enterrada antes de tiempo. En la guerra arrebataron a Sarajevo su alma, el alma de más de 10.000 de sus habitantes y también el alma del tranvía, que ya no es lo que era y tardará mucho en recomponerse, como la misma ciudad.

En la densa red de transportes que conecta la ciudad el amarillo de autobuses y trolebuses contrasta con el verde, azul, blanco y rosa de los tranvías donados por ciudades europeas. Cada vehículos es de un color, un modelo, un año diferente, y las advertencias o los anuncios transmiten incomprensibles mensajes en alemán a los indiferentes viajeros bosnios. La red de tranvías se surte de las donaciones internacionales, como la que esperan ahora de 18 convoys de Ámsterdam, que construidos entre 1979 y 1981, cesan en la ciudad de los canales pero todavía serán aprovechados en Sarajevo.

“Quieren deshacerse de la basura, y les es más caro reciclarlos que donarlos a Bosnia y Herzegovina”, dice un ciudadano en el periódico Dnevni Avaz de Sarajevo de hoy. “Como si no tuviéramos ya tranvías viejos. ¿Porqué no se les ocurre regalárnoslos nuevos?” se pregunta otro. Varios dicen que no saben por qué los aceptan. No vale aquello de “a caballo regalado”… Ésta es una ciudad con el alma herida por la que fluyen tranvías de segunda mano cargados de tristeza y resentimiento.

2 Respuestas a “Tranvías de Sarajevo

  1. Me encanta lo bien reflejado que está el contraste entre el sentimiento del ciudadano de Sarajevo, triste como su ciudad, y el colorido del tranvía con sus anuncios en otros idiomas. Viajar en uno de esos tranvías es tener la posibilidad de hacer turismo con la imaginación.

Vuestros comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s