De Jerusalén a Cetinje. El increíble viaje de tres reliquias.

Un trozo de la Santa Cruz, la mano derecha de San Juan Bautista y un precioso

Filermosa

Si como dice la tradición fue pintado por San Lucas, entonces la imagen es un retrato fiel de la Virgen María, de ahí su importancia y la devoción que despierta. Considerando las dificultades por las que pasó el icono está en buenas condiciones, y sólo faltan un zafir en la gargantilla y un rubí en la corona, mientras que los casi trescientos diamantes todavía están en su sitio. Las puntas blancas que salen de la cabeza de la Virgen representan la Cruz de Malta, y son de esmalte.

Un trozo de la Santa Cruz, la mano derecha de San Juan Bautista y un precioso icono que una tradición atribuye al mismo San Lucas Evangelista, son las tres reliquias más preciosas y veneradas en Cetinje, la capital histórica de Montenegro. Estas tres piezas han recorrido juntas un increíble viaje de mil años, desde Jerusalén a Cetinje, pasando por islas del Mediterráneo, Rusia y media Europa.

Las reliquias eran parte del patrimonio de los Caballeros de San Juan Bautista o Caballeros Hospitalarios, una orden de caballería formada después de la conquista de Jerusalén para proteger a los peregrinos a Tierra Santa. Se desconoce cómo las reliquias llegaron a manos de los caballeros, pero cuando perdieron Acre, su último baluarte en Tierra Santa, se llevaron con ellos las piezas en su retirada a Chipre y después a Rodas. Allí guardaron el icono de la virgen en el santuario del Monte Filermo, de donde recibe el nombre de Nuestra Señora de Filermo o, sencillamente, Filermosa. Suleimán el Magnífico  expulsó  a los caballeros de Rodas, pero poco después el Emperador Carlos V les donó una pequeña isla  en el Mediterráneo, y por la que comenzarían a ser conocidos como caballeros de la Orden de Malta. Como pago por la donación tenían que entregar un halcón al año el día de Todos los Santos, que es a su vez el origen de la leyenda del Halcón Maltés.

Desde finales del siglo XVII los zares rusos enviaron a sus oficiales a entrenarse en los barcos de la Orden, pues el Imperio quería hacer una flota pero no tenía tradición marinera. La confianza y cooperación con Rusia llevó a muchos caballeros de la orden a buscar refugio en San Petersburgo después de que la isla fuera tomada por Napoleón en 1798. Las reliquias fueron veneradas en Rusia hasta la revolución de 1917, cuando comenzaron un largo periplo por Europa de manos de la madre del Zar. Crimea, Londres, Dinamarca, y por decisión del Obispo ruso Hrapovicky, hasta Belgrado, donde se entregaron al rey Alejandro I Karadjordjević como agradecimiento por acoger a miles de exiliados rusos.

Las reliquias llegaron a Montenegro durante la segunda Guerra Mundial, cuando el rey de Serbia Pedro II y el Patriarca se refugiaron en el Monasterio de Ostrog. Siguiendo los rumores de que el rey se había traído ricos tesoros a Ostrog, en 1952 la policía registró el Monasterio y encontró las reliquias, que fueron confiscadas por el Estado. Actualmente están expuestas en Cetinje.

9 Respuestas a “De Jerusalén a Cetinje. El increíble viaje de tres reliquias.

  1. Muy interesante. En cualquier caso, qué afición tiene la gente por guardar porquerías. Si yo tardo un poco en bajar a reciclar el vidrio son capaces de llegar los asistentes sociales, decir que tengo el síndrome de Diógenes e internarme, pero a los chamanes de la secta se les permite guardar un brazo de santo/a, leche de la vírgen, sangre de no sé quién, el prepucio de no sé quién más…

  2. ESTUPENDO ARTÍCULO, MIGUEL!

    Estas pequeñas grandes cosas de la Historia son las que resultan más apasionantes (Balcanes es un cofre de historia, mucha de ella aún desconocida). Supongo que tendrás aún mucho más que contarnos, así que te esperamos…

    UN ABRAZOTOTE y ENHORABUENA, COMPAÑERO!!

  3. Me alegro de que os guste.

    Giorgio, tampoco te pases. Lo que para unos es motivo de devoción otros lo pueden considerar al menos elementos de valor histórico, o folclórico, aunque sea. Es el caso de una serie de momias que se guardan en varias iglesias en la bahía de Kotor, y que merecerán otro articulito próximamente: se guardan como santos aunque no lo sean, tienen un punto macabro evidente, pero no dejan de expresar parte de la historia, vivencias, prioridades y aspiraciones de una comunidad. Y es ahí donde radica, a mi modo de ver, su verdadero interés.

  4. Hola Miguel,

    Como ves lo prometido es para mi una deuda, aunque en este caso agradable de satisfacer; aquí me tienes, de cuando en cuando, asomado a tu balcón sobre los balcanes.

    Me parece muy interesante, y de un enorme oficio, la profundidad con la que abordas pequeñas cosas que a los demás nos pueden pasar inadvertidas o que leemos por encima con absoluta superficialidad. Algunas de ellas, como la que comentas, creo que pueden y deben ser analizadas de un modo iconoclasta y desenfadado como hace Giorgio, aunque sin dejar de tener en la mente el valor que otros les atribuyen. En este sentido y como se que eres ávido lector te recomiendo una novela escrita por Luís Torbado, que fué premio Ateneo de Sevilla en 1993, cuyo título es “El peregrino”. Versa sobre el Camíno de Santiago en la Edad Media, y sobre las falsedades y el negocio de las reliquias en la época (Interesante la forma en que se obtienen las de san Isidoro de León), también hace alguna incursión en las de El Salvador de Oviedo. Es un libro iconoclasta con lo sagrado pero respetuoso con el creyente que quizás tras su lectura ponga en cuestión algunos mitos que devienen de la infancia de la historia.

    Un saludo y mucho ánimo para continuar tu labor.

Vuestros comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s