Reconocer Kosovo independiente. La competencia por la legitimidad

Kosovo declaró su independencia el 17 de febrero de 2008, después de una guerra que comenzó siendo de guerrillas y que acabó en un monumental jaleo internacional con la intervención de la OTAN. Desde entonces la provincia ha estado administrada y protegida por poderes exteriores que le han ido otorgando soberanía de forma progresiva, hasta que la situación de alguna forma salió del limbo político y administrativo en la que estaba con la declaración unilateral de independencia. La secesión de Kosovo no se puede decir que haya mejorado las cosas, sino que al contrario ha seguido llenando ríos de tinta en la prensa y las cancillerías de todo el mundo; es más, el asunto lleva visos de convertirse en un nuevo conflicto perennemente irresoluto de los que tenemos por el mundo, como Palestina o Chipre, con aliados de una parte y de la otra que defienden posiciones irreconciliables.

La batalla entre albanokosovares y serbios, entre EE UU y sus aliados y aquellos que creen que Kosovo crea un peligrosísimo precedente, se ha desplazado ahora al terreno diplomático y más allá. Serbia ha conseguido que la Corte Internacional de Justicia de La Haya, dependiente de Naciones Unidas, estudie la legalidad del caso o lo que casi es lo mismo, dictamine si la mayoría albanokosovar estaba legitimada para independizarse. Legitimidad: el problema se carga de moralidad. Cuantos más Estados reconozcan a Kosovo, más reconocerán que ha hecho lo legítimo, que tenía derecho.

13 meses después de la proclamación ya son 56 Estados los que legitiman con su reconocimiento la indepedencia kosovar. El último en hacerlo ha sido un país de la talla internacional de Palau. Unas semanas antes, también se había abierto un hueco en el corazón de los albanokosovares la república de Maldivas, así como antes lo habían hecho Samoa, Nauru, Micronesia, Burkina Faso, Liberia, Sierra Leona, Afganistán o las Islas Marshall. Es curioso el primer Estado en reconocer Kosovo fuera Costa Rica, y más que lo hiciera el mismo día de la proclamación, que cayó en domingo. Estados Unidos, Reino Unido y Francia esperaron al lunes. En el siguiente mes la mayoría de los países de la UE hicieron lo mismo, y hoy día tan sólo 5 de los 27 miembros se niegan a aceptar la secesión: Rumanía, Eslovaquia, Grecia, Chipre y España, cuyo presidente Zapatero recientemente prometía al serbio Tadić que nunca reconocería Kosovo. Nunca, por supuesto, ya que hablamos de legitimidad, moralidad, de principios. Y a los principios, sin son sólidos, en teoría no se renuncia nunca.

Los apoyos de Kosovo en el mundo

Fuente: “Kosovo os da las gracias“, una página que lleva el recuento de los países que han reconocido la independencia.

Un vistazo rápido a la lista de países que han reconocido a la llamada  “democracia más joven del mundo” deja claro que la mayoría de ellos son occidentales o de la órbita de influencia occidental, o más concretamente norteamericana, por supuesto.  Lo cierto es que la relación de los EE UU con Kosovo es una cosa muy particular. Algunos sectores hablan mucho del lobby albanés en Washington y de su dinero presuntamente proveniente del contrabando; otros ponen peso en la coyuntura de los 90, el fin de la Historia de Fukuyama y la necesidad norteamericana de encontrar un villano sobre el que imprimir la sangrienta huella de su poder; se da también importancia a la necesidad de encontrar una razón para la existencia de la OTAN, en entredicho desde la caída del Muro de Berlin, o a los intereses geoestratégicos norteamericanos, entre ellos el de desplazar sus bases del centro y norte de Europa al sur y el Este, etc etc.

Poster en el Bill Clinton Boulevard, Prishtina

Poster en el Bill Clinton Boulevard, Prishtina

Sea el que sea el verdadero interés americano en este árido, aislado y descontrolado territorio, los kosovares se dejan querer encantados y devuelven amor por lo estadounidense, y especialmente por el verdadero padre la independencia, Bill Clinton, a quien le han dedicado uno de los principales bulevares de Prishtina.

Recientemente, su mujer y Secretaria de Estado de los EE UU Hillary Clinton ha dicho al presidente kosovar que “la independencia era la mejor recompensa para el Estado y el pueblo de Kosovo, que ahora están desarrollando una nueva democracia multiétnica.” H. Clinton no ha especificado qué merecía la recompensa, pero sí ha prometido hacer presión a otros Estados para que reconozcan la independencia. Lo cierto es que 56 Estados de los 192 que forman las Naciones Unidas no parece un apoyo ni medianamente universal, y quizá sea por eso que los norteamericanos han dicho abiertamente que se van a poner a gestionar este espinoso asunto, a ver si lo hacen mejor que los albanokosovares. Y es que resulta que se ha formado un escándalo fenomenal porque parece ser que alguien sobornó a los gobernantes de la República de Maldivas para que reconozcan a Kosovo. La recompensa eran, en este caso, 2 millones de dólares.

Maldivas reconoció Kosovo el 19 de febrero de 2009 y el escándalo saltó unas semanas después. La cosa está que arde: los albanokosovares acusan a los serbios de querer desprestigiar a Kosovo mediante mentiras para evitar que otros países lo reconozcan, los serbios disfrutan, hay gente que quiere cortar cabezas, el Ministro de AA EE de Maldivas lo niega todo… Lo cierto es que en inglés se encuentran pocos artículos sobre esto, y pocos o ninguno de medios de comunicación occidentales. Quien haya visitado los enlaces a las noticias habrá visto que en español tampoco hay mucho. Es triste, pues la cosa tiene su importancia.

Cartel homenaje a los atentados del 11-S. Prishtina, año 2006

Cartel homenaje a EE UU en el aniversario del 11-S. Prishtina, año 2006

Uno y otro bando invierten enormes esfuerzos y cantidades de dinero en ganar apoyos a sus posiciones “legítimas”, y los protagonistas, el Kosovo independiente y la Serbia cercenada, establecen relaciones privilegiadas con sus mayores y más poderosos aliados. Kosovo se llena de símbolos de agradecimiento a EE UU y sentimiento pronorteamericano en ocasiones casi exagerado.

Mientras, los serbios de repente se plantean ir de vacaciones a España, país al que ahora consideran un aliado y amigo fiel y por el que sienten un amor, respeto y admiración inusitados.

Naranjito en Belgrado

Naranjito en un hotel en Belgrado

2 Respuestas a “Reconocer Kosovo independiente. La competencia por la legitimidad

  1. En el apestoso juego de alianzas, presiones e intereses cruzados no me detengo porque es el mismo de siempre. Sólo cambian los nombres, el guión es conocido. Tampoco perderé el tiempo metiéndome con los nacionalismos (centrífugos, centrípetos o mediopensionistas) porque ya se desprestigian ellos solos. Voy directamente al grano: por qué en este caso nos pasamos por el forro el derecho internacional, que parece que está para respetarlo sólo cuando le viene bien al Imperio. Lo grave de todo esto es que esta independencia, por más que se empeñen en decir lo contrario, sienta un peligroso precedente que alentará a todos los chalados del mundo a pretender montar su chiringuito. Barra libre.

  2. Lo malo de la política, religión y demás poderes sociales es que intentan manipulando la cultura que todos los hombres seamos iguales, cuanto más semejantes mejor, somos más fáciles de manejar y creamos menos problemas. Lo triste es que nadie haya promovido la singularidad, todos los hombres somos diferentes, recibimos una cultura que podemos interpretar individualmente, y de lo que hay que convencer desde la niñez a los humanos es que mucha gente necesita la cultura de los demás para sobrevivir, a los más dotados hay que enseñarles a ser conscientes de su superioridad, no como un mérito, sino como una cualidad, que se le va a potenciar para su propio beneficio, y que por necesidad la debemos disfrutar los demás.
    Viva la diferencia con sentimientos y emociones distintas o similares, lo importante es saber que el que creemos diferente somos nosotros con otras circunstancias.

Vuestros comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s