La fruta del paraíso

Madre no hay más que una y la del que esto escribe vino a ver dónde estaba su retoño al poco de haber puesto pie en los Balcanes. De aquellos 10 días hace casi un lustro lo que mejor recuerda es el sabor de los pepinos y de los tomates, como ya no los hay en España, dice. Lo cierto es que están buenísimos, como casi todos los productos frescos por aquí, de ésos que sólo se consumen en temporada porque todavía no hay producción industrial y porque poca gente se puede permitir comer lechugas en agosto o naranjas en febrero. El pescado se come cerca del mar y la gastronomía se basa en conservas de tipo natural (ahumados, agua y sal). Y punto pelota.

Tomate by Alexia

Tomate by Alexia

La relación que hay aquí entre los ciclos naturales, los productos de la tierra y la vida cotidiana es algo de lo que en España apenas se acuerdan nuestros mayores. Quizá sea por eso que que uno de los frutos más sabrosos, vistosos y jugosos que nos ha regalado la naturaleza se llama “fruta del paraíso”. Hablamos del tomate.

El tomate tiene dos nombres en los Balcanes occidentales: Rajčica [ráichitsa] en croata deriva de raj que significa paraíso, mientras que en serbio, que es un idioma mucho más permeable a los neologismos, lo llaman paradajz. Tal que así.

Investigando un poquito uno descubre todo un mundo sonoro y lleno de deliciosas referencias en torno al tomate. En italiano se le llama “pomodoro”, fruta de oro, y en alemán “Paradeiser”, que deriva de “Paradiesapfel” o manzana del paraíso; en checo “rajské jablko”, también literalmente manzana del paraíso, y en ruso utilizan el neologismo томат, pero también райские яблоки, manzana del paraíso, o помидор, que se transcribe pomidor.

Precioso, ¿verdad? Egoístamente, esperemos que aquí los invernaderos y fertilizantes tarden mucho en quitarle a este fruto su sabor y aroma del paraíso.

2 Respuestas a “La fruta del paraíso

  1. Es que esta gente ha sido muy pobre… hoy quizás lo sea, pero globalizacion mediante, les llegaran mas cosas, incluso tus gallinas. Pero hace decadas, un tomate o una naranja eran una golosina inhallable! Y eso pese a que todos tenian huerto o plantaban alguna cosita…(dicho por mi abuela que era de por ahi y aprovechaba el espacio entre las traviesas de las vías del tren para plantar)…(por cierto apenas llegaban a Arg. estos europeos lo primero que hacían era plantarse un huertito)…

  2. Sí… Aquí conozco a mucha gente que vive en la ciudad con salarios bajísimos y que consiguen llegar malamente a fin de mes en gran parte gracias a que la familia que dejaron atrás en el campo les provee de frutas y verduras frescas o en conserva, así como de embutidos, legumbres, y a veces también de aceite, vino o rakija (orujo). En Montenegro mucha gente pasó menos hambre del que podían haber pasado durante los embargos de la OTAN en los noventa gracias a sus familias en el campo. En el Sarajevo cercado durante la guerra la gente traía verduras al hombro a través del túnel que comunicaba la ciudad con el mundo exterior.
    Gracias por tu comentario, Guise

Vuestros comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s