El ritmo del otoño llega a los Balcanes

Aparece sin avisar, como el huésped que dice “paso a veros unos días” y cae en la descortesía de aparecer en nuestra puerta sin haber llamado siquiera desde la estación. Así ha llegado el otoño, autoinvitado, y además se ha hecho el rey de la fiesta. Las temperaturas han bajado de casi 30º a menos de la mitad en apenas dos días, y en Sarajevo por la noche se contaban por debajo de cero. Calefacción encendida, paraguas, guantes y tarde de domingo de cine, parece que ya no hay otra.

Estos primeros días del otoño los Balcanes se encierran en sí mismos. La vida se recoge en casa, las calles están vacías, y el anochecer a las seis y media se hace frío y triste. Es el momento de hacer acopio de provisiones para el invierno, de comprar coles, pimientos y pepinos para macerarlos y que aguanten hasta el verano; de hacer la matanza, de destilar la rakia y de afilar la cuchara, de la que tan buen uso vamos a hacer en los próximos meses. El campo se torna amarillo y el bosque multicolor, y las pilas de leña comienzan a apoyarse contra las paredes de las casas. Es también el momento de cambiarle las ruedas al coche y calzarlo con las de nieve, lo dice la ley. Son los ritmos del otoño: los de la preparación para el invierno.

El respeto milenario a los rigores del frío ha degenerado en pura superstición, y la infancia crece atemorizada ante la amenaza de las corrientes,  que provocan dolores de cabeza, constipados, todo tipo de enfermedades, cánceres y eventualmente incluso la muerte. Evitar las corrientes (la promaya o propuh) es una norma de supervivencia básica, como lo es llevar camistas de tirantes bajo la ropa, leotardos o pantis bajo los pantalones y, fundamental, nunca salir a la calle con el pelo húmedo. Es otoño, y el saber popular despierta de su letargo estival.

El festival de Zagreb se llama "Otoño", Jesen.

Pero el otoño es también la temporada del jazz en los Balcanes. Música para una estación. Desde hoy mismo y hasta el próximo 6 de noviembre, cuatro capitales de la región celebran sus festivales, en los que se reúnen estilos y visiones del jazz de todo tipo y de varios continentes. John Abercombrie en Sarajevo, Path Metheny por partida doble en Skopje y Belgrado, o Wayne Shorter en Skopje son algunas de las cabezas de cartel. “El mejor jazz está donde menos te lo esperas”, dicen en Sarajevo. “Y tú eres Jazz”, el reclamo elegido en Belgrado. El circuito jazzístico balcánico de este año comienza en la capital de Croacia:

  • En Zagreb entre el 11 y el 14 de octubre se celebra el festival Jazz.hr Jesen, “Otoño”, en la enorme sala Lisinski. LeKap Quartet, Finger Snap Trio, o el pianista dominicano Michel Camilo son algunos de los asistentes. Lo más parecido a una web del festival es esto (sólo en croata), y aquí se pueden comprar entradas.
  • Skopje, capital de Macedonia, celebra los 30 años de su festival entre los días 20 y 24 de octubre, con Path Metheny como gran estrella. Toda la información en inglés está en su completa página web.
  • Entre el 27 y el 30 de octubre Belgrado celebra la 27ª edición de su festival, en el clásico escenario de la Casa de la Juventud (Dom Omladine). No hay información disponible en inglés, pero el programa y los precios se adivinan aquí.
  • Sarajevo, capital de Bosnia y Herzegovina, cierra el ciclo con una semana entera de jazz, entre el 1 y el 6 de noviembre, con John Abercombrie y la actuación conjunta de Dave Holland y Pepe Habichuela como interesantes reclamos. Es el único festival en el que no actúan artistas locales. La página web es bastante útil y completa.

Además de estos festivales otoñales, hay otros dos grandes eventos jazzísticos en la región. El festival de Liubliana, la capital de Eslovenia, se celebra a finales de junio y sus organizadores afirman que es el más antiguo de Europa (ya ha cumplido 52 ediciones). En Niš, la tercera ciudad de Serbia, se celebra Nišville en agosto.

La cartelería de estos festivales es bastante interesante: como muestra, los posters del festival de Skopje.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El jazz es la música del otoño, la excusa perfecta para obligarse a dejar el sofá y la manta por un rato. Dejamos aquí dos buenas razones para encarar los vientos otoñales que ya soplan en la península balcánica: Jasna Bilušić & New Deal actúan en Zagreb hoy martes 11 de octubre a las 8 de la tarde:

_

Maja Misty Trio es un grupo de Novi Sad que actúa en Belgrado el 28 de octubre:

_

Vuestros comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s