El gusle serbio es la lahuta albanesa y el rabel cántabro y la rababa árabe.

Son estas maravillas de la música y de la cultura, esos elementos de los que la gente se empapa y que ama y asume como propios aunque en algún momento les llegaran de fuera. Ese gran charco que es el Mediterráneo, esa vía de comunicación e intercambio extendió esta sencilla caja de resonancia con un mástil y una única cuerda, que se toca con un arco y se considera el rudimentario antepasado del violín. Este  mismo instrumento, con leves variaciones de forma, es considerado elemento tradicional de la cultura de Cantabria, de Serbia, de Montenegro, de Albania, y de varios Estados de la ribera sur y este del Mediterráneo.

Rabel, Gusla, Lahuta o Rababa, pongámosle el nombre que queramos. Y constatemos que lo más nuestro es a menudo lo que más nos asemeja a quien consideramos “diferente”.

El rabel cántabro:

El gusle serbo-montenegrino, interpretado en este caso en “versión Montenegro”:

Lahuta se llama en albanés:

Y por supuesto, el rababa:

Vuestros comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s