Del “mátales” al “bésales”.

Sirvan las pinturas rupestres o las inscripciones romanas en las catacumbas o los muros de Herculano o Pompeya como prueba de que la Humanidad siempre ha utilizado la verticalidad de los espacios en los que vive como soporte para la expresión de sus amores y desamores, de sus inquietudes artísticas o sentimientos políticos. Pero como expresiones artísticas efímeras en el espacio público, a veces la audiencia puede no estar de acuerdo con el mensaje, y lo altera o incluso lo subvierte para transmitir justamente lo contrario.

Se difunden ahora por los nuevos “muros” postmodernos del siglo XXI, los de las redes sociales, mensajes de amor resultantes de la transformación de un mensaje que en su origen solo contenía odio. La repercusión del mensaje es así potencialmente global, y como veremos, puede tener efectos multiplicadores.

Son bastantes los medios de comunicación de los países de la antigua Yugoslavia que se han hecho eco de un par de fotos que una chica de Split, en Croacia, publicó en su perfil de la red social facebook. En ellas aparece junto a una columna en la que se lee el mensaje “ubi srbina”, que traducimos como “muerte a los serbios” aunque literalmente sea “mata al serbio”. A la chica el mensaje no le gustó, así que sacó su pintalabios y con rojo carmín añadió unas letras para transformar el “ubi” en “poljubi”, que significa “besa”. La columna porta ahora el mensaje de “besa al serbio”.

De "mata a los serbios" a "besa a los serbios", por obra y gracia de un pintalabios y un corazón grande y valiente.

De “mata al serbio” a “besa al serbio”, por obra y gracia de un pintalabios y el corazón grande y valiente de esta chica de Split.

La facilidad para transformar el mensaje añadiendo solo unas letras para transformar “ubi” (mata) en “ljubi” o “poljubi” (perfectivo de besar), se ha utilizado también en Serbia para cambiar mensajes de odio análogos escritos en sus muros pero dirigidos a la población croata. Y gracias al alcance global de las redes sociales, se difunde la foto de esta pared en la ciudad de Zrenjanin, en la Vojvodina serbia, en la que alguien ha cambiado el “mata al croata” a un “besa al croata”; en cirílico, eso sí.

De "muerte a los croatas" a "besa a los croatas", en esta pared en Zrenjanin, al norte de Serbia.

De “muerte a los croatas” a “bésales”, esta vez en cirílico en una pared en Zrenjanin, al norte de Serbia.

Con lo fácil que es en croata y en serbio, o en serbocroata, bosnio o montenegrino transformar el “ubi” en “ljubi” o “poljubi”, y gracias al alcance de las redes sociales, solo cabe desear que el mensaje se difunda y que la ciudadanía se anime a apropiarse de sus muros y a alterar estos escritos con sus pintalabios, rotuladores o brochas. Porque ante el odio y la intolerancia no caben la pasividad ni la indiferencia.

__________________

Artículos relacionados: Una reflexión a partir de otra pintada en Belgrado: “¿Ibiza es el corazón de Serbia?

Vuestros comentarios:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s